EXTENSIÓN DEL PLAZO DE PRESENTACIÓN DE DECLARACIONES Y AUTOLIQUIDACIONES PARA PYMES Y AUTÓNOMOS

La nueva medida del Gobierno como respuesta a la crisis del COVID-19, viene recogida en el Real Decreto-ley 14/2020, de 14 de abril, en el que prolonga el plazo para la presentación e ingreso de determinadas declaraciones y autoliquidaciones tributarias.

En el mismo se recoge una única medida tributaria consistente en ampliar el plazo de presentación e ingreso de declaraciones y autoliquidaciones hasta el 20 de mayo de 2020.

Esta medida afecta únicamente a aquellos que están obligados a realizarlas y cuyo volumen de operaciones no superó los 600.000 euros en 2019. La medida se aplicará a todas las declaraciones y autoliquidaciones tributarias cuyo vencimiento se produzca entre el 15 de abril y hasta el día 20 de mayo de 2020. Por lo tanto, incluye las declaraciones de retenciones y pagos a cuenta, pagos fraccionados de IRPF e Impuesto sobre Sociedades, e IVA.

En caso de domiciliar el pago de las autoliquidaciones, el plazo de presentación se extenderá hasta el 15 de mayo.

No obstante, se excluye de esta medida a los grupos que apliquen el régimen especial de consolidación fiscal en el Impuesto sobre Sociedades, y a los grupos de entidades que tributen en el régimen especial de grupos de entidades del Impuesto sobre el Valor Añadido. Y, por último, se establece que esta extensión de plazo no afecta a las declaraciones aduaneras.



TE PUEDE INTERESAR...

El nuevo reglamento que reformará el sistema de cotización de los trabajadores autónomos

El Proyecto de Real Decreto por el que se modifican el Reglamento General sobre Inscripción de Empresas y Afiliación, Altas, Bajas y variaciones de datos de los Trabajadores de la Seguridad Social se encuentra en este momento en exposición pública con el objetivo de darlo a conocer y cumplir con […]

El Family Office como herramienta de protección del patrimonio

Tanto cuando las cosas funcionan razonablemente bien, como cuando se ciernen avisos de crisis de cualquier tipo, es esencial tener claro un objetivo en toda empresa familiar: la protección del patrimonio. Nadie está excepto de riesgos y de vicisitudes que puedan condicionar el futuro de una empresa, de su capital […]