Los cambios aduaneros tras el Brexit

Aún a expensas del resultado final de las negociaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea, que están resultando bastante complicadas, lo que en este momento ya queda claro para las empresas es que la inminente salida a partir del 1 de enero de 2021 de los británicos del área comunitaria tendrá muchos efectos en la relación comercial entre ambos lados del Canal de la Mancha.

Entre los cambios en la manera de operar de las empresas que realizan transacciones comerciales con el Reino Unido, habrá varios con incidencia en el ámbito tributario.

La primera modificación será que las compras o adquisiciones de bienes procedentes del Reino Unido pasarán a tener la consideración de importación de bienes, liquidándose el IVA correspondiente en Aduanas, así como los aranceles que correspondan en función del tipo de mercancía.

El plazo para el ingreso de dicho IVA se puede diferir al momento de la presentación de la autoliquidación del impuesto (Modelo 303), pero para ello habrá que optar específicamente por dicho régimen de IVA diferido durante el mes de noviembre anterior al año en que se vaya a aplicar, y tener además la obligación de liquidar el IVA con carácter mensual.

Cabe recordar que dicha liquidación mensual es obligatoria para ciertas empresas (grandes empresas o grupos de entidades a efectos de IVA), y opcional para aquellas que se incluyan en el registro REDEME (Régimen de Devolución Mensual), opción que ha de ejercerse igualmente durante el mes de noviembre anterior al año en que vaya a surtir efectos. Y, en cualquier caso, conllevará otra serie de obligaciones como la llevanza y presentación electrónica de libros registros.

Por otra parte, para aquellas empresas que envíen mercancías a Reino Unido, dichas operaciones tendrán el carácter de exportación, exentas de IVA, siempre y cuando cumplan los requisitos y cuenten con la documentación exigida para ello.

En todo caso, para estas operaciones si convendrá tramitar la obtención de un número EORI (registro de operadores económicos), que sea reconocido a efectos aduaneros para operar con el Reino Unido.

Por lo tanto, cualquier empresa que comercialice con el Reino Unido debe de adaptarse a la nueva situación, y todavía estar muy atenta a otros cambios que la Unión Europea pueda concretar con el país británico, a tan sólo unas semanas del Brexit.

TE PUEDE INTERESAR...

La nueva Ley de Libertad Sexual y su afección en el ámbito laboral

El pasado 7 de septiembre se publicó la Ley Orgánica 10/2022, de Garantía Integral de la Libertad Sexual para prevenir y dar respuesta a las violencias sexuales con la intención del legislador de clarificar y definir determinados conceptos jurídicos y sus implicaciones. De esta manera, la norma define estas violencias sexuales […]

El cálculo de la antigüedad en los contratos fijos discontinuos

Una nueva sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo viene a clarificar aún más, tras anteriores resoluciones, la forma de cálculo de los derechos de antigüedad y – por lo tanto – de mejora de sus condiciones salariales del personal sujeto a un contrato como fijo discontinuo. […]