¿SON LEGALES LAS CLAUSULAS CERO DE LOS PRESTAMOS?

 

2 de junio 2016

Atentos a las nuevas prácticas de las entidades financieras, después de las cláusulas suelo y techo, llegan las “CLAUSULAS CERO”.
En el último año hemos podido apreciar como el Euribor que sirve de referencia a hipotecas de particulares (normalmente el 12 meses) y sobre todo el Euribor aplicable a los préstamos de las empresas (el Euribor tres meses en muchos casos), se situaba en negativo, e inmediatamente surgió la duda, sobre todo después de ver lo que ocurría con nuestro vecino Portugal, sobre qué ocurriría si el diferencial pactado que se suma al interés no era suficiente para obtener una tasa positiva, dicho de otra forma, ¿qué ocurre si de pronto el interés que me aplican pasa a ser negativo, ¿me devolverán la diferencia?
Algunas entidades como BBVA empezaron a comunicar a los clientes afectados que procederían a aplicar el diferencial menos el Euribor, resultando negativo, y aplicando el importe ahorrado a la amortización de capital, y aplicando sobre esa cantidad una retención por el interés generado, ya que se trata en realidad como una remuneración de un plazo fijo que el banco nos abonara.

Ante esta realidad algunas entidades han reaccionado incluyendo en sus préstamos nuevos una clausula, la “cláusula tipo cero”, por la que en caso de que el Euribor se ponga en negativo, y el diferencial aplicable no suponga una tasa positiva, nunca será negativo el resultado, siendo el tipo aplicable cero, y por lo tanto siendo la cuota destinada en su totalidad a amortización.

Inmediatamente surge la duda de si esas cláusulas son legales o no. En nuestro ordenamiento no aparecen reguladas y el principio de libertad de pactos podría hacer pensar que son válidas si han sido aceptadas por el consumidor o la empresa.

La razón de la posible ilegalidad o nulidad consistiría en que el banco se reserva la opción de no abonar un interés cuando se ve perjudicado y sin embargo cuando el interés evoluciona en contra de los intereses del cliente no existe ninguna bonificación.

Pues bien, a nuestro juicio conviene recordar que normalmente nos encontramos en dos situaciones diferentes, la de los particulares y la de las empresas que reciben préstamos.

En el primer caso estamos ante consumidores y usuarios que se ven protegidos por lo dispuesto en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias.

En concreto el articulo 82 declara el carácter abusivo de las clausulas, y por tanto su nulidad, si no han sido negociadas individualmente, o son desproporcionadas, causando un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato.

En el supuesto de personas jurídicas, empresas, destinatarias de préstamos con estas cláusulas, puesto que no se consideran consumidores y usuarios, tendemos que recurrir a la Ley de Condiciones Generales de contratación, ley 7/1988, de 13 de abril, cuyo artículo 8 también declara la nulidad para las cláusulas abusivas no negociadas individualmente.

Pues bien podemos afirmar que las entidades financieras siguen obligadas a informar sobre todos y cada uno de las características de los préstamos, y por supuesto de la inclusión de la llamada “cláusula cero”, pero no consideramos que sea una cláusula desproporcionada o abusiva.

Debemos recordar que el negocio bancario consiste básicamente en ceder mediante préstamos los excedentes económicos, cobrando por ellos un interés. Parece normal, que si se presta una cantidad sujeta a un interés variable, la entidad se cubra la posibilidad de que esta no sea negativa, ya que de otra forma se desnaturaliza el contrato de préstamo, nos estarían pagando por prestarnos dinero, circunstancia que a nuestro juicio no tiene sentido.

Por lo tanto en la medida que se informe correctamente de su inclusión en la fase precontractual y contractual estaríamos en presencia de una cláusula válida y para nada abusiva, no siendo aplicable a esta cláusula la doctrina de las cláusulas suelo fijada por el Tribunal Supremo, donde sí se apreciaba la desproporcionalidad al fijar suelos del 3,5% y techos del 12% por ejemplo.

 

Por eso recomendamos que siempre deben leerse las cláusulas de los préstamos, exigir en su caso la oferta vinculante con anterioridad, asesorarse por profesionales independientes sobre las condiciones particulares y no asumir riesgos innecesarios.

 

Fco. Iniesta López Matencio

SOCIO DTOR. GALAN CONSULTORES MURCIA

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR...

Respuestas prácticas ante las últimas novedades del Covid-19

Tras las recientes medidas anunciadas ayer por el Gobierno en relación a la crisis del coronavirus, numerosos clientes nos están planteando dudas sobre cómo afecta esta crisis sanitaria a sus empresas y cómo deben actuar con sus trabajadores en la práctica. Ante esta situación, queríamos aprovechar y resolver las principales […]

Medidas aprobadas para paliar las consecuencias del coronavirus

El coronavirus ha comenzado a impactar de una forma directa en la actividad de las empresas, afectando de distintas maneras y produciendo problemas en ámbitos como la producción, los recursos humanos, y la tesorería entre otros. El Gobierno ha aprobado hoy un Real Decreto para que tanto las personas infectadas […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

This website uses cookies that are necessary for the register process and the user's navigation analysis. If you continue on this website, we consider that you accept the use of these cookies. You can check our cookies policy.

ACEPTAR
Aviso de cookies